Poda de formación del Nogal

Los primeros cinco años de crecimiento son muy importantes para desarrollar un líder central en un árbol de nogal. El desarrollo de la estructura en los árboles durante estos años será evidente 30 o 40 años después. Los nogaleros efectúan pocas prácticas en la huerta que serán evidentes por tanto tiempo como las prácticas de poda llevadas a cabo en el desarrollo de la estructura de un nogal joven. Esta idea debe desarrollarse cuidadosamente con una mínima cantidad de poda anual. Considerable planeación se requiere para formar y podar apropiadamente los árboles jóvenes. Para desarrollar un árbol de buen tamaño y fuerte, con un sistema resistente a los vientos, se utiliza una estructura de líder central.

Poda que se efectua al plantar

Figura 1. Poda que se efectúa al plantar

Al tiempo de plantación, se poda la parte superior del árbol a la mitad (figura 1). Esto generalmente resulta en un sólo tallo erecto de 90 a 110 cm de altura. El descopado estimula la rebrotación de un líder central fuerte. Al inicio de la primavera, frecuentemente se desarrollan dos o tres nuevos brotes en la parte inmediata inferior al área donde se podó. Si los arbolitos plantados no han brotado para junio, descope de nuevo a 60 cm arriba de la unión del injerto para forzar el crecimiento de hojas.

Poda de formación durante el primer y segundo añoFigura 2. Poda de formación durante el primer y segundo año

Durante el primer invierno (etapa de dormancia) el tallo más fuerte y vigoroso de los tres que crecieron en la temporada será seleccionado como líder central y se podará de descope eliminando de un tercio a la mitad de su crecimiento anterior. El tallo que es segundo en vigorosidad será eliminado; el último tallo de los tres que se desarrollaron durante la primera temporada deberá ser espuntado (podando 2-3 cm de la punta solamente), esto reduce su crecimiento y promueve el desarrollo de ramas laterales (figura 2). En algunas ocasiones el tallo más fuerte no está muy derecho por lo cual se elimina y se selecciona el segundo en vigor como líder central. Estas prácticas de poda se realizarán del primer al sexto año de crecimiento (o séptimo, dependiendo del desarrollo de los árboles).

Poda de formación en el tercer y cuarto año

Figura 3. Poda de formación en el tercer y cuarto año

En cada invierno, se continúa seleccionando el tallo más fuerte que se desarrolle en la parte alta del árbol (figuras 3 y 4). Otras ramas laterales que se desarrollen en la parte baja del árbol y que no se seleccionarán para ramas permanentes de la estructura, deberán ser podadas sólo cuando alcancen 2 a 3 cm de diámetro (esto debe efectuarse en una área de 1.2 m en la parte baja del árbol). El propósito inicial del follaje del árbol es fabricar nutrientes para el crecimiento de las ramas así como auxiliar a un buen desarrollo del líder central, protección del sol y desarrollo del diámetro del tronco. Si las ramas del arbolito colocadas a una altura inferior a 1.2 m no alcanzan un grosor de 2 a 3 cm no deberán eliminarse, éstas producirán nueces hasta debilitarse por el exceso de sombra.

Poda de formación del quinto al septimo año

Figura 4. Poda de formación del quinto al séptimo año

Poda de despunte
La mayoría de las variedades de nogal producen ramas con desarrollos extremadamente vigorosos durante el tercer, cuarto y quinto año. Aquellas que estén mejor localizadas se seleccionarán
como ramas permanentes. El despunte de esas ramas vigorosas producirá muchas ramas laterales, éste se realiza en estas ramas vigorosas para buscar una mejor formación del árbol. El despunte es practicado quitando alrededor de 2-3 cm de crecimiento terminal durante la poda de invierno. Las ramas son despuntadas sólo cuando tengan alrededor de 80 cm de largo; esta práctica estimula el desarrollo de numerosas ramas laterales.

La poda de descope (quitar de 1/3 a ½ de longitud de la rama) en lugar de despunte, generalmente resultará en el desarrollo de tres o cuatro brotes fuertes que nacen directamente debajo del
corte de poda. El despunte conducirá a los nogales a obtener una producción comercial a una edad más temprana y estimulará el desarrollo de un líder central. Esto también reducirá el tamaño del árbol durante los primeros 7 años. Se ha recomendado despuntar los árboles hasta la edad de 6 o 7 años o bien hasta que la altura del árbol lo permita. No se necesita efectuar despunte en los árboles grandes que están en plena producción.

Selección de ramas permanentes
Todo tipo de poda deberá realizarse durante la estación de dormancia. Cuando se seleccionen las ramas permanentes que van a formar la estructura del árbol, escoja sólo las ramas de ángulos
abiertos con el líder central (70 a 90 grados). La selección de las ramas que formarán la estructura principal no puede iniciarse hasta que los árboles tengan suficientes ramas para poder
escoger. La primera rama permanente deberá estar localizada a una altura mínima de 1.2 m. Cuando se forma un árbol joven, se seleccionan de 6 a 10 ramas permanentes en una espiral alrededor del líder central espaciadas alrededor de 30 cm entre una y otra. Ramas adyacentes no pueden estar inmediatamente una encima de la otra. Los árboles que tienen varias ramas a lo largo del líder central pueden ser cosechados más fácilmente con una vibradora mecánica que aquellos que tienen las ramas distribuidas en dos o tres troncos.

Pellizcado
Esta poda es realizada en las ramas de los árboles menores de cuatro años. Conforme las ramas pequeñas se van desarrollando a lo largo del líder central, el pellizcado es llevado a cabo eliminando los puntos de crecimiento terminal que son blandos y de un color verde claro. El crecimiento de la punta de los tallos en desarrollo puede ser fácilmente eliminado con la mano. Durante el primer año los brotes laterales deberán tener de 30 a 45 cm de largo para poder efectuar el pellizcado y de 45 a 81 cm de longitud durante la segunda, tercera y cuarta temporada de crecimiento. El  pellizcado tiene como resultado el desarrollo de hojas grandes en los brotes laterales. Esto también inhibe el desarrollo de ramas grandes en la estructura durante los primeros cuatro años de vida del árbol y estimula el desarrollo de un líder central fuerte.

Desgaje de un árbol con tres troncos

5. Desgaje de un árbol con tres troncos por una sobrecarga de cosecha. Por ello es recomendable la formación de un “líder central”

Los arbolitos que hayan formado dos o tres troncos deberán ser podados a sólo uno porque de no ser así se pueden desgajar fácilmente en la unión cuando los árboles se carguen de nuez (figura 5). Si dos tallos verticales se desarrollan de igual tamaño uno deberá ser eliminado. Esto deberá ser hecho lo más pronto posible en la vida del árbol para reducir la probabilidad de desarrollar troncos en “V” que se pueden desgajar en el futuro.

La pata de gallo se llama al desarrollo de cuatro o cinco brotes a partir de la punta de una rama joven. Se deberá efectuar poda de aclareo eliminando tallos de tal manera que queden sólo dos en cada rama. La poda de despunte reduce significativamente el problema de ramas con pata de gallo.

Fuente. Revista Nogaleros, Edición 38, Dr. Esteban Herrera Aguirre